Enfermedades Transmitidas

por Alimentos (ETA)

Triquinosis

¿En qué consiste?

Es una enfermedad zoonótica que se transmite del animal al hombre, producida por larvas de parásitos del género Trichinella spp. Este parásito se aloja en los músculos de los animales y, en nuestro país, se produce más comúnmente en cerdos domésticos y algunas otras especies silvestres, como ser jabalíes y pumas.

¿Cómo se transmite?

El ciclo del parásito en general se desarrolla en cerdos criados en condiciones higiénicos – sanitarias inadecuadas: alimentados a partir de restos cárnicos crudos y/o basura, falta de control de roedores y falla en control de animales muertos, residuos y acceso a basurales. El parásito ingresa al cerdo cuando consume esos restos de carne o animales infectados, se aloja en sus músculos y luego infesta al hombre cuando éste consume productos y subproductos (crudos o insuficientemente cocidos) elaborados a partir de cerdos con larvas enquistadas y faenados sin inspección veterinaria.

Las larvas no se observan a simple vista y no alteran las características externas como el color y sabor de la carne o de sus derivados, y en general no producen signos ni síntomas visibles fácilmente detectables en los cerdos vivos.

Revisten principal importancia los animales que son faenados en forma domiciliaria y los chacinados secos "caseros" que se elaboran a partir de los mismos.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer entre los cinco y 60 días posteriores al consumo del alimento contaminado, siendo los más frecuentes dolores musculares, edema (hinchazón) de los párpados y fiebre; también se puede desarrollar dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. En los casos leves, puede confundirse con un cuadro gripal.

Los cerdos no presentan signos clínicos visibles o de fácil detección que permitan identificar a aquellos animales infestados.

¿Cuáles son los alimentos donde puede aparecer más frecuentemente?

Los alimentos asociados con la triquinosis son productos o subproductos provenientes de carne de cerdo cruda o mal cocida como por ejemplo: salamines, embutidos, chorizos, hamburguesas, cortes de carne.

Medidas de prevención

    Si crías

  •   Mantené los criaderos bajo condiciones higiénicos – sanitarias adecuadas.
  •   Limitá o cercá el corral en donde se crían los cerdos para que no ingresen roedores u otros animales como comadrejas.
  •   No los alimentes con basura, animales muertos ni con desechos cárnicos crudos.
  •   Eliminá de los corrales los animales muertos.
  •   Los cerdos parasitados no presentan signos clínicos.

    Si faenás

  •   Si realizás una faena familiar, enviá una muestra de carne a un laboratorio oficial para su análisis y no la consumas y/o proceses antes de recibir el resultado negativo.
  •   Consultá a un veterinario de la zona para realizar el análisis correspondiente, recordando que en la provincia existen laboratorios registrados.
  •   Los frigoríficos o mataderos para faena comercial deben estar autorizados y proveerse sólo de criaderos habilitados.

    Si elaborás

  •   Si elaborás chacinados o embutidos para consumo propio (no comercial), o tenés una carnicería, fábrica de chacinados o despostaderos, debés abastecerte de carne sólo de establecimientos habilitados.
  •   Si elaborás con carne de faena propia, utilizá sólo aquella que haya sido analizada para triquinosis con resultado negativo.

    Si consumís

  •   Comprá los productos cárnicos (y cualquier otro alimento) en lugares habilitados.
  •   Verificá siempre que la información del rótulo (etiqueta) del producto sea completa.
  •   Evitá comprar productos en las redes sociales o de venta ambulante.
  •   Cociná completamente la carne, hasta que desaparezca el color rosado de su interior.
  •   Recordá que los métodos de salazón y ahumado no eliminan el parásito.

Más información

Material para compartir

Flyers para redes sociales
Afiche informativo
¿Cuántas personas pueden enfermarse...?
Los cerdos no deben alimentarse con desechos
Si realizás carneadas familiares analizá la carne en un laboratorio
Cociná completamente la carne
Comprá productos en comercios y establecimientos habilitados
Comprá productos rotulados
Utilizá carne e ingredientes de comercios habilitados

Recomendaciones en caso de sospechar que estás padeciendo una ETA:

Buscá asistencia médica

Si la persona afectada pertenece a los grupos de riesgo (niños menores de 5 años, adultos mayores de 60 años, personas enfermas y/o mujeres embarazadas), buscá asistencia médica inmediata. Si los síntomas son muy violentos o persistentes, aunque la persona afectada no pertenezca a un grupo de riesgo, buscá igual asistencia médica.

Preservá la evidencia

Si sobró alguna porción del alimento sospechoso, envolvela, marcala claramente con la palabra PELIGRO, y conservala (refrigerada o congelada, según la naturaleza del producto) guardá el envase, rótulo, etc.

Registrá fotografiando todas las caras del producto (si es envasado) junto a la información disponible: tipo de alimento, fecha de vencimiento y lote del producto. Además, anotá fecha y hora de consumo, inicio de los síntomas y cuáles fueron. Conservá cualquier alimento idéntico que no se haya abierto o consumido.

Sin el producto involucrado

Si no tenés acceso al alimento sospechoso porque no quedaron restos, fue servido durante una reunión o procedía de un restaurante u otro servicio de comidas, registrá toda la información posible: lugar, fecha y hora de consumo, inicio de los síntomas y cuáles fueron.

En todos los casos, luego comunicate con el Área de Alimentos de tu localidad y efectuá la correspondiente denuncia.

Para prevenir las ETA se recomienda cumplir con las

5 claves para mantener los alimentos seguros y evitar enfermedades