¿En qué consiste la enfermedad?

El botulismo es una enfermedad que paraliza los músculos. Es causada por una toxina creada por la bacteria Clostridium botulinum.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas aparecen dentro de las 2 horas a 8 días, promedio de 18 a 36 horas: vértigo, visión doble o borrosa, sequedad de la boca, dificultad para deglutir, hablar y respirar; debilidad muscular descendente, estreñimiento, dilatación o fijación de las pupilas, parálisis respiratoria. Los síntomas gastrointestinales pueden preceder a los neurológicos. Con frecuencia es mortal

¿Cuáles son las causas?

Existen tres formas de adquirirla: a través de las comidas, por heridas infectadas y por la ingesta de las esporas de la bacteria (o sea el elemento reproductor de las mismas) que crecen en el intestino.
El Clostridium botulinum se encuentra en los suelos y en el agua no segura, y produce esporas que sobreviven en los alimentos mal conservados o mal enlatados, donde se genera la toxina que produce la enfermedad. Al ingerir incluso cantidades pequeñísimas de esta toxina, se puede provocar una enfermedad grave.

Los alimentos que suelen contaminarse con mayor frecuencia, son las verduras enlatadas caseras como espárragos, arvejas, remolacha y choclo; y menos frecuentemente, ajo y tomate. También puede ser transmitido por  la  carne de cerdo, el pescado crudo o ahumado y la miel.
El botulismo también ocurre si la bacteria penetra a través de heridas abiertas.
En el caso de los niños, la causa más común la constituye la ingesta de miel.

Medidas de prevención

• No consumir alimentos envasados que tengan alterado el envase (abombado) o el aspecto (cambio de coloración/consistencia) o el olor (rancio)
• Evitar el consumo de alimentos fuente de esporas (miel) en lactantes

En caso de sospechar que se está padeciendo una ETA, se debe:

Preservar la evidencia
Si sobró alguna porción del alimento sospechoso, envolverla, marcarla claramente con la palabra PELIGRO, congelarla. Guardar la envoltura, latas y cajas. Anotar todos los datos posibles: tipo de alimento, fecha, fecha y hora de consumo, cuando comenzaron los síntomas y cuáles fueron. Conservar cualquier alimento idéntico que no se haya abierto.
Buscar asistencia médica
Si la persona afectada pertenece a los grupos de riesgo (niños menores de 5 años, adultos mayores de 60 años, personas enfermas y/o embarazadas), buscar asistencia médica inmediata. Si los síntomas son muy violentos o persistentes, aunque la persona afectada no pertenezca a un grupo de riesgo, buscar asistencia médica.
Comunicar el caso al área de alimentos de su municipio o comuna
Si el alimento sospechoso fue servido durante una reunión numerosa o procedía de un restaurante u otro servicio de comidas, o si se trata de un producto comercial.
 

 

 
 
Organización Mundial de la Salud - Botulismo