La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a las ETA como:

Enfermedad de carácter infeccioso o tóxico que es causada, o que se cree que es causada, por el consumo de alimentos o de agua contaminada.

También podemos definirlas como cualquier manifestación clínica originada por la ingestión de alimentos que contengan agentes etiológicos en cantidades tales que afecten la salud del consumidor en forma aguda o crónica, a nivel individual o grupal.

Las ETA pueden ser intoxicaciones, infecciones o toxiinfecciones

Infección: Es una enfermedad que resulta de la ingestión de microorganismos vivos perjudiciales (virus, bacterias, parásitos), presentes en los alimentos. Por ejemplo: E. coli, Salmonella, el virus de la Hepatitis A, Triquinella spirallis.

La mayoría de estas enfermedades pueden evitarse si los alimentos se manipulan y preparan higiénicamente

Intoxicación: Es una enfermedad que resulta de la ingestión de toxinas presentes en un alimento, que han sido producidas por hongos o bacterias. Por ejemplo: toxina botulínica, enterotoxina de Staphylococcus.

Toxiinfección: Es una enfermedad que resulta de la ingestión de alimentos con una cierta cantidad de microorganismos causantes de infecciones, capaces de producir o liberar toxinas una vez que son ingeridos e infectan. Por ejemplo: cólera, gastroenteritis por C. perfringens.

Para las personas sanas, la mayoría de las ETA son enfermedades pasajeras, duran un par de días y no presentan complicaciones. Para los grupos de riesgo: niños menores de 5 años, adultos mayores de 60 años, mujeres embarazadas, inmunodeprimidos (personas enfermas), estas enfermedades pueden ser más severas, dejar secuelas, e incluso hasta provocar la muerte.

Multicausalidad de las ETA

¿Cómo nos enfermamos?
En general, no podemos atribuir la aparición de las ETA a causas individuales, sino que debemos pensarlas como producto de una multicausalidad:

Existen diversas cadenas de transmisión de ETA, que involucran distintos factores de contaminación. A continuación, mostramos dos posibles ejemplos de transmisión por agua contaminada y por manos sucias, y cómo podemos evitarlas:

¿Cómo puede transmitir enfermedades un alimento a través de aguas contaminadas?

¿Cómo puede trasmitir enfermedades un alimento a través de las manos sucias?

En caso de sospechar que se está padeciendo una ETA, se debe:

Preservar la evidencia
Si sobró alguna porción del alimento sospechoso, envolverla, marcarla claramente con la palabra PELIGRO, congelarla. Guardar la envoltura, latas y cajas. Anotar todos los datos posibles: tipo de alimento, fecha, fecha y hora de consumo, cuando comenzaron los síntomas y cuáles fueron. Conservar cualquier alimento idéntico que no se haya abierto.
Buscar asistencia médica
Si la persona afectada pertenece a los grupos de riesgo (niños menores de 5 años, adultos mayores de 60 años, personas enfermas y/o embarazadas), buscar asistencia médica inmediata. Si los síntomas son muy violentos o persistentes, aunque la persona afectada no pertenezca a un grupo de riesgo, buscar asistencia médica.
Comunicar el caso al área de alimentos de su municipio o comuna
Si el alimento sospechoso fue servido durante una reunión numerosa o procedía de un restaurante u otro servicio de comidas, o si se trata de un producto comercial.
 
 
Botulismo
Gastroenteritis
Listeriosis
Salmonelosis
Síndrome Urémico Hemolítico
Triquinosis