Cómo limpiar la heladera

Además de la limpieza diaria por algún líquido que se haya podido derramar, debemos sumarle una limpieza a fondo de forma periódica. Esta es una de las garantías para alargar la vida útil de los alimentos.

1. Vaciar la heladera para poder limpiarla con mayor comodidad. Durante este proceso, ya pueden empezar a desecharse los alimentos dañados o que se hayan podido estropear.

2. Limpiar las piezas desmontables: estanterías, cajones y otras partes que puedan quitarse deben lavarse con agua y jabón. Deben dejarse secar bien con un paño de cocina limpio antes de introducir de nuevo.

3. Limpiar el interior de la heladera con un trapo húmedo para eliminar posibles restos de comida. Puede utilizarse una solución de agua y vinagre para limpiar el interior si no se quieren utilizar productos químicos. Es importante prestar atención a la puerta.

4. Secar complemente todo lo higienizado antes de introducir cualquier alimento. Con un paño limpio, se elimina el exceso de agua de todas las zonas y se pueden volver a colocar las partes que se han quitado.

5. Limpiar los frascos, botellas y táperes antes de volverlos a guardar en la heladera. Deben comprobarse las fechas de caducidad.

6. La parte externa de la heladera también es importante, sobre todo, la zona por donde se abre y cierra la puerta.

 
5 claves para mantener alimentos seguros y evitar enfermedades
Cadena agroalimentaria
Enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA)
¿Cómo manipular los alimentos de mayor riesgo?
Comidas seguras al aire libre
Período de vida útil de los alimentos
Recomendaciones por los cortes de luz
Algunos conceptos básicos