En muchas oportunidades resulta beneficioso, apropiado o necesario que las mujeres en período de lactancia, se extraigan leche materna. Esto puede ser útil cuando tienen las mamas congestionadas, para reservar leche y suministrársela al bebé en ocasiones en donde no se le puede dar la teta o para almacenarla a fin de aumentar la producción de leche.

Para llevar a cabo esta tarea, se recomienda que:
• En primer lugar, la mamá se lave bien las manos
• La mamá esté en un lugar tranquilo, relajada
• El lugar esté limpio y sea cómodo

Pautas para un correcto almacenamiento
• El recipiente en donde se almacena la leche debe tener tapa, encontrarse bien limpio y, preferentemente, de plástico libre de BPA o vidrio
• Anotar la fecha y hora de extracción
• Llenar los recipientes con la cantidad de leche que necesita el bebé por toma (la leche que se extrae en un mismo día puede mezclarse sin problemas)
• No se puede guardar la leche materna en una mamadera que ha sido usada
• Se deben descartar los restos de leche materna que quedan en la mamadera. No es reutilizable
   
Temperatura de la leche
• Ambiente: 8 horas
• En heladera (no puerta): 3 días
• En el congelador: 15 días
• En el freezer de la heladera: 3 meses
• En el freezer: 6 meses
Nunca se debe agregar leche materna fresca a la leche congelada
   
Cómo calentar la leche
• Bajo el agua tibia corriente o a baño maría. Nunca se debe hervir
• Agitarla antes de probar la temperatura
• No utilizar el horno de microondas para calentar la leche, ya que el exceso de calor destruye sus valiosos nutrientes. Además, puede generar puntos calientes en la leche que podrían causar quemaduras en el bebé
• La leche debe descongelarse dentro de la heladera. Una vez descongelada, puede mantenerse allí hasta 24hs. Lo que el niño no consuma, no se puede guardar ni volver a congelar. Necesariamente, debe desecharse.

Fuentes
Información sobre el Almacenamiento de Leche Humana
• Almacenamiento de la leche materna
• Extracción de leche materna cuando la madre trabaja separada de su niño